Las piscinas comunes como la que disfrutarán los vecinos Nordes Residencial, los zaguanes, los garajes o los jardines son zonas comunitarias que todos los vecinos de un residencial tienen que respetar además de aprender a convivir en ellas.

Poder aprovechar la múltiples ventajas y oportunidades que nos ofrecen es sencillo si sabemos respetar unas normas pactadas y consensuadas entre los propietarios que nos asegurenpaz y armonía.

“Cada propietario podrá disfrutar los lugares comunes siempre que no perjudique el interés de la comunidad ni impida a otros vecinos utilizarlos según su derecho”, afirma el Código Civil. Esta premisa es indispensable para la buena convivencia en las zonas comunes, ya que cualquier actividad que perjudique a otro vecino deberá cesar inmediatamente.

Para no llegar a ese punto, existe una herramienta muy útil que evita confusiones, los estatutos de la comunidad. En ellos se debe reflejar claramente las normas para las zonas comunes,  especificar el horario y las premisas para la utilización de piscinas, jardines, instalaciones deportivas, etc.Además deben contemplar que actividades están prohibidas, cuáles pueden dañar al edificio y las que son contrarias a la normativa de actividades molestas, insalubres, peligrosas o ilícitas.

Uno de los problemas es que en muchas ocasiones se desconoce que es una zona común y que no. Escaleras, patios, ascensores, jardines, piscina, portales, cimentaciones, cubiertas y muchas zonas más son claros ejemplos de lugares comunes que hay que respetar por una buena convivencia.

Ahora que llega el verano y el calor, la piscina común es uno de los lugares dónde más vecinos se concentran. En todas las piscinas deben existir unas normas de régimen interno destinadas a los usuarios. Éstas deberán estar en lugar visible a la entrada de las instalaciones, y en el interior de las mismas. Aquí te dejamos un ejemplo de las normas básicas que hay que cumplir en la zona común por excelencia:

  • Respetar el horario de baño establecido.
  • Los niños deben estar acompañados por un adulto.
  • Obligatoriedad de socorrista.
  • No acceder a la zona destinada a bañistas con ropa o calzado de calle.
  • Antes de cada baño es obligatorio el uso de la ducha, asegurándose el usuario de eliminar en la misma, cremas, suciedades y restos que pudieran quedar en lospies después de andar descalzo por el recinto.
  • No arrojar papeles o residuos al suelo o al agua.

Estas son un pequeño ejemplo de premisas básicas que tiene que cumplir toda comunidad de propietarios para abrir su piscina este próximo verano.