En este momento estás viendo Cómo reducir el consumo energético según la orientación de tu casa

Cómo reducir el consumo energético según la orientación de tu casa

Continuamos con nuestra cruzada en pro del ahorro energético, la reducción de nuestras facturas y, por ende, del cuidado del medio ambiente. Con estos objetivos en el punto de mira, hoy vamos a profundizar en cómo la orientación o distribución de nuestra casa puede reducir al máximo los consumos de luz y gas. No olvidemos que una mala orientación podría aumentar las facturas energéticas hasta en un 70%. Una vivienda bien orientada, aislada y climatizada puede marcar la diferencia entre el ahorro o el derroche de energía.

En Firmus Homes ponemos el foco en la búsqueda de las mejores ubicaciones, la personalización, la calidad del diseño y la eficiencia energética de las viviendas que construimos. Si quieres saber cuál es la mejor orientación para tu nuevo hogar, nosotros nos encargamos de escoger la vivienda que se adapte a tus necesidades.

A grandes rasgos, estas son las ventajas e inconvenientes de cada tipo de orientación según la ubicación de tu nuevo hogar.

  • Orientación Norte. Es la que menos horas de sol recibe, solo a primeras y últimas horas del día durante el verano. Por tanto, el gasto en calefacción en invierno será muy elevado, pero el aire acondicionado en verano no será tan necesario. La principal pega de esta orientación es que, al no recibir luz directa del sol, son menos luminosas y requerirán mayor consumo eléctrico para iluminarlas.
  • Orientación Sur. Podemos decir que recibe el sol directamente durante todo el año. En verano, muy especialmente, durante las horas centrales del día. De este modo, no es precisamente la orientación más indicada para climas cálidos, pues gastarás mucha energía y dinero en un aire acondicionado que haga habitable tu casa. Por el contrario, si vives en una zona fría, ésta es muy buena opción, pues reducirás el consumo en calefacción y luz, ya que es una orientación muy luminosa durante todo el año.
  • Orientación este. Cuentas con la luz solar desde el amanecer hasta el mediodía. Una cualidad que convierte esta orientación en una buena opción para la mayoría de las viviendas. Al recibir la irradiación del sol durante la primera mitad del día, los muros de tu hogar acumularán el calor que luego irán liberando durante la tarde y la noche. Eso sí, si bien son muy luminosas por la mañana, son mucho más oscuras a partir del mediodía, por lo que tu mayor gasto eléctrico provendrá de la iluminación.
  • Orientación oeste. En este caso el sol calienta la vivienda desde el mediodía hasta el anochecer. Así, la casa soportará la incidencia directa de los rayos solares durante las horas más calurosas. Esto se traduce en que el consumo en aire acondicionado se disparará en verano y que en invierno no se acumulará el calor durante las primeras horas del día. Por tanto, para que tu hogar tenga una temperatura confortable deberás recurrir a una buena calefacción. La parte positiva de esta orientación es que proporciona tardes llenas de luz.

Estancias y fachadas

En este punto juegan un papel fundamental las fachadas y las estancias que están pegadas a ellas. Por ejemplo: habrá áreas de la vivienda que no necesiten calefacción, como la cocina o el baño (se climatizan solo de forma puntual) y que, por tanto, podremos colocar al norte o al este, dejando el sur y el oeste para el salón y las habitaciones en las que permanecemos por más tiempo, pues irán ganando calor durante todo el día de forma natural.

Al dejar las estancias que mejor soportan el frio al norte y las que necesitan de más calor al sur reduciremos el consumo de calefacción en invierno. Esta distribución será perfecta para los climas fríos, pero no para las zonas calurosas. En Firmus Homes tenemos en cuenta todos estos factores a la hora de personalizar la distribución de tu vivienda.

Luz natural

La climatización es uno de los factores claves del consumo energético de nuestras casas, pero la iluminación también es un importante factor a tener en cuenta si no queremos que la factura de la luz se dispare. A pesar del uso generalizado de las bombillas LED, maximizar la luz natural no solo va a ahorrarnos dinero sino que contribuirá a una mejor calidad de vida. Por ejemplo, si trabajamos o pasamos muchas horas en casa, las salas en las que pasemos la mayor parte del tiempo deberían estar situadas al sur o al oeste para contar con más horas de luz.

Aprovecha el viento

Si nuestro nuevo hogar está ubicado en zonas ventosas como espacios abiertos o frente al mar, deberemos ver de qué orientación viene el aire y si nos interesa alinear las ventanas al mismo. La fachada por donde viene el aire tiene una mayor presión que aquella por la que se va y esto hace que se mueva el calor. Es decir, la diferencia de presiones mueve el aire, facilitando la refrigeración. Así, este método de refrescar nuestras casas puede ser idóneo para un hogar en Valencia, pues los inviernos son muy cortos y las altas temperaturas están presentes durante gran parte del año.

Si estas interesado en adquirir una vivienda de obra nueva, con Firmus Homes podrás participar en el diseño y personalizar tu nuevo hogar. Según tus necesidades, gustos y capacidad económica, nosotros nos encargamos de elegir la distribución y calidades que necesitas y te acompañamos en todo el proceso.