Todo aquello que rodea una zona residencial se convierte en un aspecto fundamental a la hora de elegir una vivienda. Estar envuelto de naturaleza es cada vez más difícil en las grandes ciudades y por eso se ha convertido en una situación muy deseada.

Son infinitos los beneficios que tiene vivir cerca de un parque, supone una plusvalía para nuestra propiedad y además mejora nuestra salud. Las zonas verdes liberan oxígeno a la atmósfera y absorben dióxido de carbono, filtrando gases contaminantes. Nos devuelven, en definitiva, un aire más limpio y puro.

El impacto visual y emocional que tiene vivir en una zona residencial cercana a árboles y plantas es incuestionable, ya que incrementa las posibilidades de ejercitarnos más a menudo saliendo a pasear, montando en bicicleta, practicando runing, etc. Vivir cerca de zonas verdes también permite a las familias con niños que estos puedan salir a jugar y a derrochar toda esa energía en un lugar amplio y seguro. Además podrán conocer a otras familias y forjar amistades.

Pasear con tu mascota, salir en bici o a correr, fomentar las amistades de tus hijos al aire libre o leer relajadamente, son sólo algunas de las actividades que vivir cerca de un gran parque te permite disfrutar.

También es el lugar perfecto para sacar tu mascota. Tendrás un espacio amplio para disfrutar de vuestro tiempo juntos y jugar con él, sin tener que recorrer amplias distancias. Ambos podréis aprovechar para jugar y hacer que tu perro gaste energía y se mantenga en forma.

Por todo ello Residencial Brasil y Residencial Parque Brasil son perfectos para ti, están situado en una zona que cuenta con todo tipo de servicios -transporte público, tiendas, colegios, centros comerciales y hospitales-, además de que en sus alrededores disponen de multitud de parques y zonas verdes, por lo que es idónea tanto para familias con niños como para parejas que tengan proyectado tenerlos en el futuro.

A tan sólo 300 metros está el Jardín del Turia, más de 1.000.000 de m2 de zonas verdes, el mayor jardín urbano de España. A 800 metros está  el Parque de Cabecera, un espacio lúdico que, junto al Bioparc, hacen de esta zona un lugar privilegiado. A estas zonas verdes se unen los 2.000 metros de parque público situados junto al residencial.

Echa cuentas ¡salen un montón de metros cuadrados verdes para disfrutar! No te lo pienses más y ven a visitarnos en las oficinas situadas a pie de obra, pincha aquí para saber dónde estamos.