Más de 130 litros de agua gasta cada español al día según datos del INE. Parece una barbaridad pero si nos ponemos a sumar consumos, enseguida salen las cuentas. Por ello, hay que buscar opciones para reducir su consumo por el bien del medioambiente y de nuestros bolsillos.

En ducharnos empleamos cerca de unos 50 litros mientras que para bañarnos podemos llegar hasta los 200 litros. Un gesto tan cotidiano como tirar de la cadena del wc, ya consume 10 litros. Poner la lavadora 200 litros y muchas otras tareas que sumadas ascienden a los 132 litros de media por persona.

El baño y la cocina son dos de los lugares donde hay que centrar toda nuestra atención para reducir el consumo. Teniendo en cuenta el valor económico y medioambiental que tiene dicho bien, te traemos unas claves para ahorrar agua en tu vivienda.

  • Cierra el grifo cuando no lo uses. Parece una obviedad pero hoy en día se sigue malgastando agua de esta forma. Evita dejar salir el agua hasta que se caliente o cuando te cepillas los dientes. Y si lo haces, almacénala y utilízala para regar las plantas o fregar el suelo.
  • Instala reductores de caudal. Cuestan alrededor de 15 euros, dependiendo de la marca y son muy fáciles de instalar. Solamente con este gesto puedes ahorrar cerca del 50% del agua del grifo en el que lo instales.
  • Asegúrate de que no tienes ninguna fuga y que los grifos cierren bien.Un grifo goteando puede suponer hasta 40 litros de agua al día.
  • Instala un reductor de cisterna. No nos damos cuenta pero cada descarga son 10 litros de agua. Instala un sistema de doble descarga para reducir a la mitad cada una de ellas. Otra opción, más económica, es introducir dos botellas de agua dentro de la cisterna para reducir su capacidad y que en cada descarga se utilice menos agua. Y por favor, no uses el wc como basura, son demasiadas las ocasiones en las que lo hacemos con la consiguiente descarga de agua innecesaria.
  • La cocina, lugar clave. Es importante poner la lavadora y el lavavajillas sólo cuando estén llenos. Un buen truco, si no tienes lavavajillas, es poner las ollas y sartenes a remojo para que resulte más fácil fregarlas y así gastarás menos agua. También se ahorra mucho lavando frutas y verduras en un recipiente en lugar de bajo del agua, igual que a la hora de descongelar alimentos, no lo hagas utilizando el grifo.

Es importante recordar que sólo el 1% del agua en la tierra es agua dulce, accesible, potable y que los seres humanos necesitamos para sobrevivir. La población mundial continúa creciendo y pone una presión aún mayor sobre nuestros recursos hídricos. Vivas en la vivienda que vivas desarrolla estos hábitos ya que ayudan a conservar el suministro de agua para nuestros predecesores.