El confinamiento impulsa las ventas en el tercer trimestre del año

El confinamiento impulsa las ventas en el tercer trimestre del año

La pandemia está marcando el rumbo del sector inmobiliario y de tantos otros en la segunda parte del año 2020. Pero, pese a los inputs negativos que llegan ajenos al sector, el informe del tercer trimestre elaborado por la Càtedra Observatorio de la Vivienda ha destacado que durante los meses de junio y julio de este año se registraron más ventas que en 2019.

“El efecto de demanda acumulada y la percepción de cambio de situación, unido a la experiencia vital que hemos experimentado en nuestras casas durante este año son algunos de los motivos que impulsaron esa toma de decisión”. Las familias han convivido durante 24 horas al día en sus hogares y esto ha sacado todas las deficiencias de las viviendas, sobre todo su poco espacio exterior. Es por ello, por lo que la población está buscando nuevos hogares más amplios y con mayores comodidades. Podemos afirmar que la sociedad valenciana tiene intención de adquirir una nueva vivienda en los próximos meses.

También según estudio de Idealista Data, “la pandemia del coronavirus ha disparado el interés por la vivienda de obra nueva, sobre todo en las provincias de Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga. De hecho, las visitas a los anuncios de idealista de chalets y pisos de reciente construcción en estas localizaciones han aumentado un 36,8% entre mayo y octubre de 2020, con respecto al mismo periodo de 2019. Un incremento que demuestra la fortaleza de este producto en un momento tan complicado como este. En el balance de los 10 primeros meses, el alza interanual alcanza el 40%.” 

Pero, también es verdad, que la pandemia ha ralentizado la puesta en marcha de nuevos proyectos residenciales en la ciudad de Valencia. La incertidumbre y la actual coyuntura económica son los motivos por los que el sector inmobiliario está conteniendo algunos residenciales que iban a lanzar en el 2021. Esto no quiere decir que haya una paralización del sector pero lo que si es cierto es que el lanzamiento de nuevos proyectos ha quedado aplazado.

El nuevo contexto está ayudando a una renovación integral del sector. Se están buscando nuevas fórmulas para continuar ofertando viviendas a precios competitivos. El negocio del built to rent está en alza, se han detectado muchos proyectos que estaban destinados a venta finalmente serán pisos de alquiler. Esta fórmula coge impulso en el mercado ante la creciente demanda de vivienda por parte de colectivos con dificultades para acceder a la compra de un inmueble y las mayores rentabilidades que ofrece para el inversor.

Según Càtedra Observatorio de la Vivienda, “Todo ello, puede provocar que la oferta de obra nueva en València se reduzca, lo que puede tensionar los precios al alza en algunas localizaciones en cuanto se atisben síntoma de recuperación socioeconómica. No obstante y como ya se señala en el informe anterior, los precios de la obra nueva se mantienen en València…“No ha habido ni habrá una bajada de los precios», asegura el director del Observatorio. 

Desde el sector, todos coincidimos en lo mismo, esta crisis no tiene nada que ver con la del 2008 por lo que los precios de la obra nueva se mantendrán en València y no se prevé una bajada brusca. La falta de oferta puede incluso provocar que los precios de la vivienda nueva suban. Juan Valero, presidente de Firmus Homes afirma que “hay muchos sectores que se están resintiendo, hay cierta paralización en los proyectos pero el inmobiliario sigue liderando la recuperación económica, auguramos un futuro positivo”.